10 pasos para cambiar de dominio sin perder posicionamiento SEO

Existen muchos motivos por los que una marca o una empresa tome la decisión de cambiar el dominio de su página web; desde una renovación de contenidos hasta un cambio en el diseño, reestructuración de la marca, convertirla en web responsive, etc. Cuando se ha trabajado concienzudamente el posicionamiento y el tráfico de una página web y se decide realizar un cambio de dominio, si no se hace de la forma adecuada existe el riesgo de perder todo ese trabajo.

¿Es posible cambiar el dominio de una página web sin que se pierda su posicionamiento en los motores de búsqueda? Sí, pero es importante saber cómo hacer una correcta migración del dominio para que la página web no pierda su valor SEO. Aunque lo más recomendable es dejarlo en manos de profesionales que puedan realizar ese cambio sin correr riesgos.

Paso 1: Elegir y registrar el nuevo dominio.

Este paso es uno de los más significativos, ya que es importante reflexionar cuál será el nuevo dominio de la página web. Existen dos opciones: seleccionar un dominio nuevo u optar por un dominio caducado que, al haber estado activo anteriormente, ya tiene fuerza a ojos de Google.

Paso 2: Cargar una página HTML en el nuevo dominio.

Se recomienda cargar en la misma web una página HTML informando a los usuarios que la página web se encuentra En construcción. Es importante que la página, además de una imagen informativa para que los motores de búsqueda puedan rastrear e indexar el nuevo sitio web, añadir texto. Esta página se deberá cargar dos semanas antes de migrar todo el contenido de la web antigua.

Paso 3: Indicar la nueva ubicación en la web antigua.

Este paso es tan sencillo, pero a la vez sumamente importante, como mencionar en la página web la nueva ubicación para ayudar a que los buscadores de Google detecten que el nuevo dominio es un sitio web real y no se trata de una página ficticia.

Paso 4: Traspasar la web por partes.

El primer paso ha de ser el de transferir el subdominio y, posteriormente, las página de la web. En este punto es recomendable que, antes de traspasar cualquier página, se compruebe que el pseudónimo del dominio nuevo ya aparece en los motores de búsqueda de Google una semana después de haber realizado el cambio. Esto quiere decir que, si se ha transferido correctamente, se podrá continuar con el traspaso del resto de página y de la web en su conjunto.

Paso 5: Verificación.

Es necesario comprobar que se han transferido todas las página de la web, al igual que imágenes, archivos, vídeos y todo aquel contenido que se quiera que aparezca en el nuevo dominio.

Paso 6: Redireccionamiento permanente de todas las páginas antiguas a las nuevas.

Mucha atención en este punto: redirección de todas y cada de las URLs antiguas a las nuevas. Para ello es necesario realizar redireccionamientos permanentes 301, ratificando en todo momento que todas las redirecciones realizadas son 301 y no se trata de redireccionamientos temporales 302. ¿Para qué sirven estas redirecciones? Para poder traspasar la fuerza del posicionamiento original prácticamente en su totalidad a la nueva URL sin afectar en el tráfico de la web antigua.

Paso 7: Registro de cambios en Google Search Console.

Es el momento de comunicarle a Google el cambio de dominio. Para ello, es necesario entrar en Google Search Console y, en el caso de que anteriormente no se hubiese registrado el de la web antigua registrar los dos dominios (el antiguo y el nuevo), y, si ya había sido registrado, simplemente se deberá hacer un cambio de dirección.

Paso 8: Actualización de links.

Pese a que por medio de los redireccionamientos 301 ya se ha traspasado la fuerza de un dominio a otro, es necesario actualizar los links externos e internos más importantes que dirigen al sitio web. Ests links se pueden identificar a través de herramientas como OpenLinkProfile o SEMRush. Una vez localizados, es necesario actualizarlos para que apunten al nuevo dominio.

Asimismo, es recomendable revisar los links de servicios externos que apuntaban hacia la antigua web (por ejemplo, en redes sociales), para que direccionen al nuevo dominio.

Paso 9: Crear y enviar el nuevo sitemap.

Generar y subir a la raíz de la nueva página web un sitemap y añadirlo a la cuenta de Search Console para que los buscadores puedan indexar mucho más rápido.

Paso 10: Mantener el sitio activo durante 180 días.

Por último, se recomienda mantener la página web antigua activa durante al menos 180 días e intentar revisar regularmente los errores de rastreo para asegurar que todas las redirecciones 301 que se han realizado desde el sitio antiguo funcionan correctamente. Por otro lado, se deberá comprobar que la nueva web no muestra ningún error 404, ya que éstos afectan muy negativamente a la navegabilidad y Google los penaliza.

Comments are closed.