¿App híbrida o App Nativa? Según para qué

Muchas empresas se hacen esta pregunta al inicio de un proyecto App: ¿desarrollamos una App híbrida o una App nativa? La respuesta te la ves venir, pero no hay otra: depende. No existe una respuesta cerrada, hay que elegir la opción más adecuada para cada proyecto.  

Si nos planteásemos construir un edificio, seguramente no empezaríamos con la pregunta “¿Lo construimos de cristal o de hormigón?”. Primero contrataríamos a un arquitecto para que hiciese un proyecto partiendo de la utilidad que se la va a dar, quién lo va a utilizar, el entorno en el que se edificará, definir el número de alturas, etc.

Un proyecto tecnológico también debe empezar analizando las necesidades que se desean cubrir, los objetivos a alcanzar y el público al que va dirigido.

El primer consejo desde nuestra experiencia: Conceptualiza el proyecto pensando en las necesidades y objetivos, no en la arquitectura técnica.

El mejor ejercicio para iniciar un proyecto App es redactar el análisis de requisitos, poniendo negro sobre blanco las funcionalidades y servicios que se desean ofrecer a través de una aplicación móvil. Con la funcionalidad descrita se puede visualizar el esquema de pantallas que deberá tener la aplicación y la arquitectura técnica ideal para su desarrollo.

Con la visión global del proyecto a desarrollar y analizando las diferencias entre Apps híbridas y Apps nativas podremos elegir la opción más adecuada.

 

Características de las Apps híbridas

Las aplicaciones móviles híbridas se construyen de manera similar a las páginas  web, con una combinación de HTML5, CSS y JavaScript. Sin embargo, en lugar de verse en un navegador móvil (como veríamos una web normal) éstas aplicaciones web se conciben para usarse a través de un WebView, es decir, un navegador integrado dentro de una aplicación nativa.  De esta forma la mayor parte de la información se carga a medida que el usuario navega a través de la app.

Este desarrollo híbrido permite, por un lado, hacer uso de algunas funciones de hardware del dispositivo móvil, como el acelerómetro, la cámara o los contactos, que son funciones que a menudo tienen restringido el acceso desde navegadores móviles. Y, por otro lado, simular de cierta manera la experiencia del usuario, ya que una app híbrida aparecerá como cualquier otra aplicación que encuentres en tu smartphone: se instalan en tu dispositivo y puedes encontrarlas en las tiendas de aplicaciones.

En este punto cabe destacar que Apple deberá revisar y aprobar la aplicación para su distribución en App Store. Siempre que se cumplan las guidelines de usabilidad y funcionalidad de Apple el proceso de revisión debería ser positivo, pero Apple siempre fomenta el desarrollo de aplicaciones nativas en iOS, por lo que son mucho más exigentes con la experiencia de usuario cuando se trata de aplicaciones híbridas. Sin embargo, en Google Play no encontraremos ningún problema para publicar la aplicación.

Una aplicación híbrida es independiente de los sistemas operativos iOS y Android. Se crea con un core HTML5 y una única interfaz. Posteriormente se compila dentro de un contenedor nativo para lanzarse a través de todas las plataformas. Esto permite reducir la inversión inicial en el proyecto y a medio-largo plazo no requiere mantener dos bases de código diferentes.

El inconveniente de las aplicaciones híbridas es la experiencia de usuario, un factor clave en el éxito de un proyecto. La velocidad de carga de una App híbrida es mucho más lenta que una App Nativa. Según Google, el 50% de los usuarios cerrará la aplicación si no se ha abierto en 3 segundos. Al ser contenido web también se ve afectado el tiempo de respuesta durante la navegación a través de la App y la usabilidad que puede ofrecer un único diseño de interfaz.

Otro inconveniente es la integración con funciones del dispositivo, que aunque sean viables, nunca funcionarán igual de fluido que en una App nativa.

¿Cuándo desarrollar una App híbrida?

Se recomienda elegir esta opción cuando la app vaya dirigida a proyectos relacionados con noticias, medios y distribución de contenido, en los que el usuario puede estar más acostumbrado a esperar unos segundos de carga para obtener el contenido. Y en general para proyectos en los que el usuario pueda tener cierta  predisposición a esperar unos segundos para acceder a la información, como puede ser aplicaciones de uso corporativo o para un segmento de usuarios muy fieles a la marca.

También se suele seleccionar esta opción cuando se quiere lanzar una prueba de concepto al mercado, tratando de reducir al máximo la inversión inicial y el time to market. Aunque la opción híbrida cumpla esas dos premisas, existe el riesgo de ofrecer a los usuarios una app que no termine de ofrecer una experiencia de usuario óptima.  

Características de las Apps Nativas

Estas aplicaciones se desarrollan en el lenguaje nativo de cada sistema operativo. Es la opción segura para garantizar la mejor experiencia de usuario posible, con pleno acceso e integración con las funciones de hardware del dispositivo y APIs nativas, tiempos de respuesta mucho más cortos y plena utilidad sin conexión a internet.

En otras palabras, la inversión original puede ser mayor, pero una compañía ahorrará tiempo y dinero a largo plazo, ofreciendo una gran experiencia de usuario y un rendimiento óptimo de la aplicación.

¿Cuándo desarrollar una App nativa?

A priori esta opción debe elegirse siempre que la compañía ponga por delante la calidad y experiencia de usuario frente a la inversión y tiempo de desarrollo.

El desarrollo nativo implicará un presupuesto mayor que las aplicaciones híbridas, ya que contempla presupuesto para desarrollo iOS, presupuesto para desarrollo Android y también uno común de diseño de interfaz (con matices y adaptaciones para cada sistema operativo) y backend.

Comments are closed.